domingo, noviembre 23, 2008

Ética y Capitalismo

La izquierda reaccionaria suele afirmar que ética y empresa son conceptos incompatibles. De forma miope se cita aquella parte del pensamiento de Adam Smith que explica que el carnicero y el panadero son guiados por el interés individual de maximizar sus utilidades, y sólo es por añadidura que permiten que la comunidad se alimente. Una mano invisible facilitaría la distribución de bienes y servicios a través del mercado para que estos lleguen a quien les asigna más valor.

Ahora que la mano invisible de Smith anda repartiendo cachetadas a diestra y siniestra, es fácil cuestionar cualquier teoría basada en el equilibrio general resultante de la suma de intereses individuales. Por un lado, no sería cierto que aquel que está dispuesto a pagar el doble o más por un kilo de maiz con respecto a otra persona le esté atribuyendo un valor superior, puesto que sería necesario hacer un ajuste por poder adquisitivo para que la comparación fuese válida. Por otro lado, las empresas están dirigidas por personas, de manera que la conducta empresarial está necesariamente influida por los valores y prioridades de quienes las dirigen.

El comportamiento de las empresas hacia adentro como hacia afuera, es decir, la relación que mantienen con sus empleados, la organización y transparencia de sus procesos, su generosidad y espíritu cívico expresado en sus políticas de equidad, protección al medio ambiente y de lucha contra la pobreza, permiten definir su carácter y forjar una reputación.

Un país cuyas industrias se componen de empresas que se distinguen por su integridad, al ser fieles a un código de ética, tendrá un potencial de desarrollo económico capaz de resistir las complejas embestidas de especulación financiera que nos son cada vez más familiares.

1 Comments:

Blogger Kózmica said...

El saludo quise dejarlo en esta entrada pero me equivoqué y lo dejé en la anterior, espero te acuerdes de mi, si quieres pasa a mi blog para ver si me recuerdas,tal vez mi nombre no te diga nada pues debes haber conocido cientos de Verónicas, fuimos compañeros de clase en un curso para entrar a la UAT...

Te dejo un inmenso abrazo.

10:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home